sábado, março 31, 2007

Me encuentro casi ciego por haber contemplado demasiado el fulgor de Dios.
He quedado casi sordo por haber escuchado demasiado el trueno de su Palabra.
Pero he obtenido un premio: la mente sabe ahora ver más lejos, y el corazón logra percibir mejor las más suaves voces del afecto.

2 comentários:

Paulo Sempre disse...

Nada es solo lo que es
para el ojo del poeta
todo tiene su midat
invisible, su promessa
Arbol, nube, mar -él mismo-
cada presencia, una ausencia.
Equivoca plenetud,
Realdad, siempre incompleta,
esperando que te nombre
más allá de tu apariencia...!

PAULO

PS: Um blogue interessante.

Pedro Rocha disse...

Olá,

Queriamos dar a conhecer o nosso projecto que promove a Agricultura Biológica na zona do Grande Porto e pretende implementar um conceito de produção local para consumo local.

Convidamos a visitar o nosso blog (www.raizesblog.blogspot.com).

Contamos ter a nossa página em breve pronta. (www.raizes.org)

Obrigado